UN CONGRESO QUE NO ES TAL Y UNOS TRABAJADORES IGNORADOS.

La Central de Trabajadores de CUBA, una ficción de Organización de los Trabajadores Cubanos, absolutamente desnaturalizada y que funciona por los intereses de un partido político y nunca por los intereses verdaderos de los trabajadores de Cuba, se prepara para realizar un Congreso Nacional sin que sus afiliados tengan la oportunidad de proponer sus aspiraciones naturales, ni sus urgentes necesidades,  en momentos en que su país sufre una devastación absoluta, generada por el estatismo ideológico  y la ambición desmedida de un grupete de ignorantes que solo defienden sus personales intereses.

Quienes asumen la “Dirección” de esta farsa de organización, consideran, sin contar con la opinión mayoritaria de sus afiliados y todo mediante la manipulación de sus órganos directivos -cuyos cargos sólo pueden ser ocupados por personas seleccionadas por el Partido Político que dirige realmente toda la tramoya- han “decidido” cuál debe ser debe ser la prioridad en este Congreso que tanto promocionan. Este es el resumen de sus prioridades:

“Priorizar el alcance de la sostenibilidad alimentaria, fortalecer el amor al trabajo, y elevar a planos superiores la batalla por la disciplina laboral y tecnológica, son algunos de los objetivos que enfatiza la Convocatoria al XXI Congreso de la organización”

¿Y que podemos concluir de estas sacrosantas prioridades de los comunistas del Partido por los venideros años? Se concluye de su convocatoria que:

Nada se menciona de los salarios de miseria que reciben los trabajadores; nada de sus vacaciones;  nada de su maltrecha salud;  nada de maestros para los colegios de sus hijos, abandonados por los profesores por el bajo sueldo y las amargas condiciones de trabajo;  nada sobre su derecho a un trabajo decente y digno; nada de premios reales por desempeño;  nada de mejorar las ínfimas pensiones a los jubilados después de dar su vida y salud por el país; nada por la superación del racionamiento alimenticio con una miserable libreta después de 60 años de revolución;  nada de libertad de expresión y de información; nada de elecciones donde se pueda elegir libremente sin que el Partido escoja los candidatos; nada de seleccionar libremente el médico que quieres te atienda, ni de leer cualquier periódico o ver cualquier TV del mundo…Nada, esa la consigna NADA….
Les piden mucho y únicamente les dan obligaciones a cumplir……

¿Y sus derechos? ¿Y sus reivindicaciones? El partido considera que los trabajadores son muy ignorantes para decidir su futuro y sus necesidades, para eso existe El Partido…

El régimen cubano es un violador de los derechos de los trabajadores.
Ese Congreso es una farsa y una gran mentira oficial.

Raúl Fernández Rivero.

Deja un comentario