CRÓNICA (5) 01 DE JUNIO 2017 Año del Bravo Pueblo de Venezuela. EL ZAFARRANCHO

Mis queridos amigos, hoy comienza un mes donde ya el calor del verano se cierne sobre este hemisferio y se caracteriza por reunir en el santoral a San Juan y a San Pedro y San Pablo, grandes Apóstoles de nuestra religión católica. Había pensado, continuar la zaga de mis crónicas solo una vez por semana, pero los acontecimientos que se suceden a diario, me impelen a escribir cuando lo crea necesario. Ese es el caso de hoy, que aparte del sugestivo título, que le he colocado, hace varios días escuché por la radio dos reputadas opiniones, en sendas entrevistas a un sacerdote jesuita y a un archi conocido sociólogo de este país. En sus análisis mencionaron una palabra que me parece terrible: Desintegración de la Nación. Esta expresión en boca de personas notables, al menos para mí, me produce, un profundo desasosiego, tanto que mis horas de sueño, se ven interrumpidas por esa idea. Si a vuelo de pájaro, repasamos los acontecimientos de los últimos sesenta días en esta Venezuela, herida, los que aquí vivimos  podemos asegurar que este País es como un barco a la deriva en medio de una tormenta in crescendo, que lejos de amainar, está llegando al punto de la Tormenta Perfecta, que puede terminar en un Tsunami de impredecibles consecuencias,  y así como un violento huracán deshace un barco, cuánto más sería a una embarcación sin piloto y sin timón en un mar embravecido que amenaza con desintegrarlo. Los hechos hablan por sí solos. El gobierno se empecina en la fulana Constituyente y empuja a su rojo rebaño a un insondable desastre que amenaza a todo un pueblo. Mientras, las penurias alcanzan niveles nunca vistos. Con dolor en el alma, he escuchado el testimonio vivo de dos madres que han perdido sus hijos por desnutrición severa en el famoso hospital Domingo Luciani; una bebé de seis meses con un peso de apenas  tres kilos y deshidratada, y el jueves 25 de mayo, otro lactante de once meses y de cuatro kilos de peso. Una especialista de ese hospital, precisó, que actualmente en ese Centro de Salud no tienen disponibilidad de sales de hidratación  oral, ni fórmulas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los niños y siguen llegando infantes en  esas precarias condiciones. Y qué decir de la descomunal escasez reinante a lo largo y ancho del país, que ni siquiera es posible conseguir pan en las panaderías, porque no hay harina de trigo, ya ayer Empresas Polar anunció el cierre de tres plantas procesadoras de harina pre-cocida para las arepas, dieta obligada del pueblo. Y así de mal en peor, los productores agropecuarios, no tienen semillas, ni fertilizantes, ni pesticidas y mucho menos dólares para importar productos del agro y de la ganadería. Ahhh, pero ya hemos visto lo que es público y notorio: El gobierno ha vendido por un bicoca bonos de PEDEVESA al banco  norteamericano   Goldman Sachs, para insuflarle dólares a esta Illo-tempore próspera economía. Aunque ya el Presidente de la Asamblea Nacional, anunció a los negociadores que es inválida ya que no pasó por la  aprobación del Cuerpo Legislativo.

Todos hemos visto en la reunión de Cancilleres de la OEA, en el día de ayer. Que si bien no se logró un consenso para resolver este conflicto, continuaran haciendo esfuerzos hasta lograr proponer  una negociación que satisfaga a Tirios y Troyanos,  más pronto que tarde y antes que el barco se hunda en el abismo. Y qué hace el gobierno?; ante la OEA el que había dicho que no asistiría nunca más, a última hora se apareció en Washington y hoy aquí, la inefable Cancillera, en rueda de prensa, anunció el triunfo del “Estado  venezolano frente al Imperio y sus lacayos”.

Por otra parte han lanzado al ruedo a todas las cabezas visibles de Ministerios, Organismos del Estado, Sindicatos Oficialistas, Empresarios comprometidos y enchufados y pare usted de contar. Para respaldar a la ya nombrada “Prostituyente”, que según mi modesto criterio, ha muerto al nacer y no se debe ni mencionar, porque no va. Y esta ofensiva la encabeza el archi conocido vicepresidente del PSUV que en el aguerrido Estado Bolívar, se desgañitaba frente a sus “voluntarios” concurrentes  , queriéndoles hacer ver las bondades del aborto legislativo que se quiere imponer bajo el manto de un espurio TSJ de cuyo seno ya se han desprendido dos o tres Magistrados , porque cuando el agua pretende arrastrar a los tripulantes de este barco  semi-hundido, ya sabemos que las ratas abandonan la nave,  debo anotar que el Defensor del Pueblo o más bien el defensor del gobierno, ofrecía este mediodía con angustia el balance de las víctimas, muertos, heridos, y presos y como siempre sus cifras oficiales no coinciden con las de las ONGs especializadas en los DD.HH por eso digo ya están en pleno zafarrancho. Lo real es que la desobediencia civil continúa en las calles de pueblos y ciudades y no la para  Nadie. Así son las cosas.

Pedro Pérez Castro

01 de junio de 2017

Deja un comentario